Todos los Tweets
Anterior:
Siguiente:

1.36 ¿Es voluntad de Dios que mueran los hombres?

El mal y el sufrimiento

No había muerte en el plan original de Dios. La muerte sólo se convirtió en parte de la vida humana como resultado del pecado cometido por los primeros seres humanos. Al cometer este pecado original ellos rechazaron a Dios. Sin embargo, Dios todavía quiere que vivamos para siempre. ¡Pero vivir para siempre en esta tierra, con toda su miseria y sufrimiento, no sería maravilloso en absoluto! Jesús vino a la tierra, murió en la cruz, y fue resucitado por Dios para deshacer las consecuencias de ese primer pecado.

Gracias a Jesús podemos vivir para siempre en el cielo después de nuestra muerte. Podemos llegar al cielo siguiendo a Jesús, y viviendo en una relación de amor con Dios y con nuestros semejantes.

> Leer más en el libro

Dios no quiere la muerte, que entró en el mundo con el pecado. Todos morimos, pero por la resurrección de Jesús, podemos vivir para siempre.

La sabiduría de la Iglesia

Si Dios es omnipotente y providente, ¿por qué existe el mal?

A esta pregunta, tan dolorosa y misteriosa como es, solo toda la fe cristiana puede constituir una respuesta. Dios no es de ninguna manera, directa o indirectamente, la causa del mal. Él ilumina el misterio del mal en su Hijo Jesucristo, que murió y resucitó para vencer ese gran mal moral, el pecado humano, que está en la raíz de todos los demás males. [CCIC 57]

¿Por qué Dios permite el mal?

La fe nos da la certeza de que Dios no permitiría el mal si no hiciera que un bien viniera de ese mismo mal. Esto se realizó de una manera maravillosa por Dios en la muerte y resurrección de Cristo. De hecho, desde el más grande de los males morales (el asesinato de su Hijo), él ha producido el más grande de todos los bienes (la glorificación de Cristo y nuestra redención [CCIC 58]).

¿Qué significa morir en Cristo?

Morir en Cristo Jesús significa morir en el estado de la gracia de Dios sin ningún pecado mortal. Un creyente en Cristo, siguiendo su ejemplo, puede así transformar su propia muerte en un acto de obediencia y amor por el Padre. "Esta palabra es cierta: si morimos con él, también con él viviremos" (2ª Tim 2, 11). [CCIC 206]

¿Cómo nos ayuda Cristo en nuestra muerte, si confiamos en él?

Cristo viene a nuestro encuentro y nos lleva a la vida eterna. "No será la muerte, sino Dios quien me llevará" (Santa Teresita de Lisieux).

 

Contemplando el sufrimiento y la muerte de Jesús, la muerte misma puede ser más llevadera. En un acto de confianza y amor por el Padre, podemos decir Sí, como lo hizo Jesús en el Jardín de Getsemaní. A tal actitud se le da el nombre de "sacrificio espiritual": la persona moribunda se une a sí misma con el sacrificio de Cristo en la Cruz. Alguien que muere de esta manera, confiando en Dios y en paz con los hombres, y así sin un pecado serio, está en el camino de la comunión con el Cristo resucitado. Nuestra muerte no nos hace caer lejos de sus manos. Una persona que muere no viaja a ninguna parte, sino que va a su casa en el amor de Dios, quien lo creó. [Youcat 155]

Esto es lo que dicen los Padres de la Iglesia

Porque Dios no solo nos ha hecho de la nada; sino que nos ha dado libremente, por la Gracia de la Palabra, una vida en correspondencia con Él. Pero los hombres, habiendo rechazado las cosas eternas, y por el consejo del diablo, volvieron a las cosas de la corrupción, se convirtieron en la causa de su propia corrupción en la muerte. [St. Atanasio, Tratado sobre la Encarnación de la Palabra, Cap. 5 (MG 25,104)]