Todos los Tweets
Anterior:
Siguiente:

1.7 ¿Por qué debería creer en Dios?

¿Creación o coincidencia?

La gente anhela la última felicidad en sus vidas. Muchas personas han encontrado que en el largo plazo la felicidad no se puede encontrar en el éxito, el poder o las posesiones. La gente a menudo menciona las relaciones como una fuente importante de felicidad. La verdadera felicidad viene de dentro, de saber que somos amados y que estamos haciendo lo correcto.

La verdad más importante sobre el hombre es que pertenecemos a Dios - Él nos creó y nos ama. Al final, la felicidad última sólo se puede encontrar con Él. Puede sonar simple, pero es una verdad profunda que, para ser feliz, solo necesitas consentir de todo corazón al plan de Dios para ti y cooperar con este plan.

> Leer más en el libro

La felicidad última solo se puede encontrar en Dios: tú le perteneces y él te está esperando. ¿Necesitas alguna otra razón para creer?

La sabiduría de la Iglesia

¿Por qué el ser humano tiene deseo por Dios?

Dios mismo, al crear al ser humano a su propia imagen, escribió sobre su corazón el deseo de verlo. Incluso si este deseo es a menudo ignorado, Dios nunca deja de atraerlo hacia sí mismo porque solo en Él encontrará y vivirá la plenitud de la verdad y la felicidad por la que nunca deja de buscar. Por naturaleza y por vocación, por lo tanto, el ser humano es un ser esencialmente religioso, capaz de entrar en comunión con Dios. Este vínculo íntimo y vital con Dios le confiere al ser humano, su dignidad fundamental. [CCIC 2]

¿Por qué buscamos a Dios?

Dios ha puesto en nuestro corazón el deseo de buscarle y encontrarle. San Agustín dice: “Nos has hecho para ti, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti”. A este deseo y búsqueda de Dios le damos el nombre de: Religión.

Para el ser humano es natural buscar a Dios. Todo nuestro esfuerzo por la verdad y la felicidad son, en última instancia, una búsqueda por Aquél que nos sostiene nos satisface y nos reclama absolutamente. El hombre y la mujer son plenos solamente cuando han encontrado a Dios. “Quien busca la verdad busca a Dios, sea o no consciente de ello” (Santa Edith Stein). [YouCat 3]

Esto es lo que dicen los Padres de la Iglesia

[Dios] es la fuente de nuestra felicidad y el final de todas nuestras aspiraciones... Lo perseguimos con nuestro amor para que cuando lo alcancemos podamos descansar en perfecta felicidad en él, que es nuestro objetivo. [San Agustín, La Ciudad de Dios, Libro 10, Cap. 3. (ML 41, 298)]